domingo, 12 de julio de 2009

LA NACIÓN: Nació Aurora, un grupo intelectual crítico del Gobierno




La contracara de Carta Abierta


Nació Aurora, un grupo intelectual crítico del Gobierno

Propone "recuperar" el federalismo, el respeto por la Constitución y la división de poderes


Marcelo Veneranda LA NACION

Con reclamos de mayor federalismo y respeto a la Constitución nacional y al rol del Parlamento, el miércoles se presentó en esta ciudad Aurora de una nueva República, un grupo de intelectuales del ámbito del derecho, la economía y la cultura que sostienen una postura abiertamente opositora a la gestión de los Kirchner.


Encabezados por el escritor Marcos Aguinis, el núcleo básico de Aurora está compuesto por referentes tradicionales del radicalismo, como el vicepresidente de Raúl Alfonsín, Víctor Martínez, y el ex senador Hipólito Solari Yrigoyen. Pero también congrega a intelectuales provenientes de otras fuentes, como el historiador Félix Luna, el ministro duhaldista y posterior diputado de Pro, Jorge Vanossi (también de pasado radical), o el dirigente socialista democrático René Balestra.

En la presentación oficial, que se realizó en el Salón Ameghino de la Sociedad Científica Argentina, Aguinis fue el primero en marcar distancia con el Gobierno: "El oficialismo ha decidido desoír a la sociedad en medio de un crecimiento sistemático de la pobreza y una decadencia de la calidad educativa jamás vista".

Ante algunos de los 34 miembros fundadores del grupo, el escritor afirmó: "Aún prevalece la decadencia nacional que comenzó con el golpe militar de 1930".

En diálogo con LA NACION, el abogado constitucionalista y vocero de Aurora, Diego Barovero, sostuvo que el grupo se había conformado con miras al Bicentenario, con el objetivo de promover el equilibrio entre poderes, el cumplimiento de la Carta Magna y el fortalecimiento de la labor parlamentaria para asegurar el federalismo. "De allí nuestra oposición al Gobierno, que ha exacerbado la supresión de estos elementos", opinó.

Barovero intentó evitar cualquier confrontación con Carta Abierta -el grupo de intelectuales que apoyan al kirchnerismo-, pero no dejó de marcar algunas diferencias: "Nuestros miembros provienen de distintas corrientes del pensamiento y somos independientes: no dependemos del Gobierno".

También desestimó que la presentación de Aurora estuviera relacionada con el resultado de los comicios. "Desde febrero comenzaron las reuniones y preferimos no aparecer antes del 28 de junio para evitar que se nos malinterpretara", dijo.

Consultado acerca de la relación de Aurora con la UCR, el catedrático reconoció la afinidad de muchos de los miembros con el partido centenario, pero advirtió que la organización trabajará con todas las fuerzas políticas para promover proyectos legislativos en el Congreso.

A la presentación oficial fueron invitados los jefes de los distintos bloques políticos del Poder Legislativo. El único presente fue Oscar Aguad, jefe de la UCR en la Cámara baja.

En la reunión, se dio a conocer el Manifiesto Liminar de Aurora, que destaca la necesidad de terminar con la "degradación constante de las instituciones políticas y sociales". Entre otros puntos, el documento llama a acabar con los superpoderes y los decretos de necesidad y urgencia, así como con "las falsas estadísticas oficiales" y las "modificaciones" al Consejo de la Magistratura.

También propone estudiar la composición "legítima" de la deuda externa, alcanzar una ley de coparticipación federal definitiva y priorizar la educación como política de Estado, en un marco de "concordia" y de "debate de ideas".

2 comentarios:

  1. ¡Excelente publicación!
    Es hora de que los ciudadanos tomemos parte del cambio y no caigamos en la desidia que permite a gobernantes cuasi-tiránicos (como K) perpetuar un modelo de gestión basada en el progesismo de la bocapara afueray sin progreso.

    Un saludo,

    Leandro
    http://inconexasreflexiones.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Somos muchos los que hace tiempo tenemos cosas que decir, tenemos ganas de expresarnos sin que nos pregunten de qué partido somos o si pertenecemos a la derecha o a la izquierda, al oficialismo o a la oposición. ¿Es que no se puede opinar sin ser clasificado, catalogado, "marcado"?
    Celebro esta iniciativa que invita a "decir", a devolverle el valor a la palabra y a la dignidad de decirla sin necesidad de justificarse. Porque cada uno de nosotros construyó su opinión en el curso de su vida y no hay dos vidas iguales, entonces ¿por qué habrían de ser iguales las ideas? Esta es la feliz coincidencia: que tenemos mucho para decir aunque nuestras opiniones sean diversas y que por eso podemos entendernos en nuestras diferencias y en nuestras disidencias. Esta es la esencia de la república. Construyamos una república en donde todos puedan decir y defender lo que piensan, y cuando digo todos, me refiero también a todos aquellos que aún no tienen satisfechas sus necesidades elementales; porque no se puede pedir participación a quien no ha comido. Entonces... hay mucho por hacer. ¡Adelante!

    ResponderEliminar